FORTALECIENDO LAZOS

La recuperación de la memoria histórica como vía de integración

Los movimientos de reconstrucción de la memoria histórica han venido cobrando mayor importancia en las décadas recientes, de la mano de distintos grupos sociales y frente a la invisibilización de minorías afectadas por distintas formas de violencia.

En los años recientes RET Internacional ha estado presente en una de las crisis más importantes para América Latina: el conflicto armado en Colombia. A través de la atención a sus víctimas, especialmente a las familias y jóvenes refugiados en distintos países de la región, ha venido realizando un trabajo integral de apoyo para la protección, garantía del derecho a la educación y recuperación de los medios de vida de refugiados en Costa Rica, Ecuador, Panamá y Venezuela. Todo ello gracias al Buró de Población y Migración (PRM) del departamento de Estado de los Estados Unidos de América.

Es en ese marco donde el proceso de recuperación de la memoria histórica constituye hoy un abordaje necesario, así como un paso natural en la evolución del trabajo que se viene desarrollando. Específicamente enfocado en la población juvenil, en coherencia con el mandato de RET, el abordaje de la memoria individual y grupal permite la recuperación de lazos, la reivindicación de la propia experiencia de vida, promueve la sanación de las heridas del pasado y permite a los jóvenes su ubicación en el ahora para proyectarse al futuro.

Ha quedado claro en la experiencia de RET que estos elementos son fundamentales para que una persona afectada por la violencia de manera tan profunda recupere la confianza en los elementos de su entorno, así como active los mecanismos de resiliencia que le permitan reconstruir su propia vida.

Este proceso ha pasado por el impulso a la organización juvenil y a las redes socioculturales. El complejo proceso de recuperación de vínculos comunitarios, la disponibilidad de espacios para el encuentro y el desarrollo de actividades deportivas y culturales, han venido posibilitando que los jóvenes pasen de ser receptores a creadores de acciones para incidir en sus existencias y realidades.

Por otra parte ha sido fundamental la reflexión en torno a la condición del refugiado, así como el abordaje de los estereotipos e imaginarios en torno a la movilidad humana, para trabajar en función de la superación de prejuicios que afectan los procesos de integración en las comunidades de acogida.

De este modo, en una dinámica que ha venido desarrollándose en los años recientes, los jóvenes participantes del trabajo de RET en la región han constituido grupos que se articulan en redes socioculturales, lo que les ha permitido recuperar la confianza, expresarse a partir de su propia cultura y costumbres, encontrarse con otros jóvenes refugiados, migrantes y locales, de forma que puedan experimentar la reivindicación de sus espacios y posibilidades de avance y aprendizaje.

La recuperación de la memoria histórica es uno de los elementos que permite mantener y respetar la individualidad en la experiencia, facilitando al mismo tiempo el vínculo con otros, a partir de la narrativa personal. RET viene abordando este asunto con distintas estrategias en el terreno, que pasan por: la identificación de estereotipos y prejuicios, para combatirlos; el abordaje de las manifestaciones de violencia y xenofobia en las comunidades de acogida, para superarlas; la dinamización de la participación y organización juvenil; la recuperación de testimonios a través de entrevistas a profundidad, para la recuperación de los momentos en las historias de vida marcados por la violencia y el desplazamiento forzado; la construcción colectiva de historias que permiten a los jóvenes proyectar sus propias visiones y experiencias, a través del teatro.

Todo este proceso constituye sin duda parte relevante de la rehabilitación emocional y la recuperación posterior a la crisis, para facilitar los procesos de integración en las comunidades de acogida, al tiempo que se dignifica la propia historia como forma de justicia social y vía de reparación simbólica.

Ver también:

MEMORIA Y ENCUENTRO – Cohesión a través del reconocimiento de la historia del refugiado.

DE LA MEMORIA A LA REPARACIÓN SIMBÓLICA – Proceso con jóvenes de Lago Agrio sobre la memoria histórica.

Invitación abierta: “Lo que nos Une”

La Campaña Regional “Lo que nos Une”, promueve la integración de jóvenes en América Latina y el Caribe, a través de un mensaje constructivo que busca promover la prevención y erradicación de la violencia y la xenofobia en la región.

Líderes juveniles en Costa Rica, Ecuador, Panamá y Venezuela impulsan, a través de diversas acciones, el mensaje de resaltar y compartir lo que nos une, reconociendo que incluso nuestras diferencias son un punto de encuentro. Su labor ha llegado a sensibilizar y sumar progresivamente voluntades ciudadanas, de autoridades públicas y de otros jóvenes que cada vez en mayor cantidad van abriendo nuevos espacios de participación.

RET Internacional, a través de su oficina en América Latina y el Caribe, continúa en su compromiso con este mensaje, impulsando la organización  juvenil en la región.

Tú puedes sumarte a este movimiento integrador de muchas formas, una de ellas es haciendo eco del mensaje en las redes sociales. Estas son algunas de las formas disponibles para multiplicar el mensaje de #loquenosune:

DSC01116DSC01115DSC01112DSC01111DSC01110

Y muchos videos más

Fortaleciendo redes de integración  /  Red de Jóvenes Activos y su mensaje de unión  

_MG_2061IMG_7544

Entre muchos otros

https://www.facebook.com/TheRETorgLAC    

https://twitter.com/quenosune 

RET FBRETTW

Recuerda usar el hashtag: #loquenosune