Participación juvenil en la recuperación de los medios de vida

En Quito, Ecuador, luego de varios años de un proceso que refleja el trabajo de RET Internacional en la región de América latina y el Caribe, contamos con una red consolidada de jóvenes que participan activamente en distintas actividades y proyectos. Ellos se autodenominan “Jóvenes X”, como reflejo de su apertura y aceptación, reforzando el mensaje de no discriminación e integración.

Ahora ha llegado el momento en que un equipo de 5 jóvenes integre una actividad productiva, bautizada como PEZ. Su emprendimiento consiste en la oferta de servicios de serigrafía (estampados sobre tela) y confección textil (bolsos y accesorios). Cuentan con un taller propio, facilitado por RET, con equipos de producción y un programa de capacitación y fortalecimiento.

Llegar a este punto en la evolución de un grupo juvenil no es tarea fácil ni de poco tiempo, se trata realmente de un proceso que durante varios años ha venido madurando RET Internacional en el trabajo con jóvenes en Costa Rica, Ecuador, Panamá y Venezuela. En los 3 años recientes el aprendizaje obtenido y la fuerza en la gestión de organización y capacitación de jóvenes, ha experimentado un impulso extraordinario, a tal punto de lograr la constitución de múltiples redes socioculturales, así como procesos de recuperación de medios de vida con jóvenes de cada país mencionado.

La integralidad del enfoque que tiene la organización en su acción alrededor del mundo facilita la labor: atención psicosocial, asistencia durante la crisis o emergencia, generación de redes socioculturales y sobre todo educación en su sentido más amplio, para el desarrollo de capacidades laborales y habilidades para la vida.

Seis años de desarrollo de la metodología de medios de vida, a través de la intervención sistemática en la región de América Latina y el Caribe, permite complementar los elementos mencionados con el desarrollo de competencias para emprendimientos y manejo de pequeños negocios.

Es importante comprender y asumir que los y las jóvenes no vienen sin capacidades, sino que ellas se podrían haberse visto minimizadas por los cambios bruscos y el impacto emocional del desplazamiento; sin embargo estos jóvenes están dispuestos a aprender y avanzar con todas sus fuerzas para recuperar su futuro.

Los integrantes de Jóvenes X, en Quito, recibieron en primer lugar apoyo psicosocial, además de la posibilidad de participar en distintos talleres y actividades para el desarrollo de habilidades para la vida, para el trabajo en equipo, y técnicas en áreas concretas tales como: habilidades de comunicación, trabajo en equipo, resolución de conflictos, fortalecimiento de valores, entre otras.

Además se les brinda formación para el desarrollo de su capacidad de expresión (poder hablar y ser escuchado), desarrollo de competencias socio-emocionales; de este modo se abre el camino para la generación colectiva de mecanismos de protección frente a situaciones de riesgo o amenazas: violencia, explotación, asociación de grupos de riesgo, discriminación.

En ese proceso emergen sus conocimientos naturales y las destrezas que traen de su país de origen. Fue así como el equipo que hoy constituye PEZ se manifestó inicialmente con diversas habilidades: uno de los jóvenes sabe coser, el otro tiene nociones para el estampado sobre tela, otro ha tenido experiencia en ventas y finalmente todos están dispuestos a aprender y quieren desarrollarse.

Daniel es uno de los líderes de PEZ, aunque ellos se consideran todos líderes y trabajan en un ambiente de respeto. Es así como, con el apoyo de RET, se fundó este emprendimiento, con la apertura de un taller de costura y serigrafía, donde ya han empezado a producir sus primeras piezas.

Para Daniel este ha sido un cambio significativo. Reconoce que cuando llegó al grupo Jóvenes X no sospechó que le transformaría la vida de este modo. Pasaba sus días acostado, sin expectativas, él mismo relata que su estado inicial era de abandono frente a las adversidades que a él y su familia les tocó enfrentar.

Pero Jóvenes X y sobre todo la actividad productiva PEZ le ha permitido recuperar su fuerza y volver a plantearse metas. Ahora aprenden unos de otros, los más hábiles para la costura complementan su labor con quienes prefieren estar en el área de diseños y estampados, mientras que otros compañeros se encargan de las ventas y de llevar las cuentas.

¿Y los ingresos? Por ahora deben reinvertirlos en el negocio para hacerlo sostenible, pero su apertura y la confianza natural que se dan los jóvenes unos a otros, les permite concluir que los repartirán en partes iguales. Mientras el equipo técnico de RET continúa acompañando, estableciendo para ellos controles sobre horas de dedicación, costos y estimación de precios para los productos, de modo que pueda ser sostenible su iniciativa.

Daniel es uno de muchos jóvenes en la región que está labrando una nueva vida, PEZ es uno de varios emprendimientos que consolida su actividad en los países de América Latina y el Caribe. Todos ellos forman parte de un cambio posible, desde el hoy y hacia el mañana, donde sean sostenibles entornos de paz y convivencia en integración.

Entrevistas – Video

Daniel (joven de 19 años, refugiado. Participante de PEZ)

Carol (joven de 17 años, refugiada. Participante de PEZ)

Peter (responsable de animación sociocultural en Quito)

No a la Xenofobia

Xenofobia es temor o rechazo hacia el extranjero. La xenofobia también está vinculada al racismo, que es la forma de hostilidad y de manifestación de la xenofobia más común. La Asamblea General de las Naciones Unidas, en la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (aprobada en el año 1965) plantea que la discriminación o xenofobia es: “Toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública”.

Video: Creemos en la Juventud como Fuerza Transformadora

Del Encuentro Regional “L@s Jóvenes Tenemos la Palabra”, que ha tenido dos ediciones: 2013 y 2014. Los y las jóvenes provenientes de Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá y Venezuela, comparten sus visiones sobre los desafíos que enfrentan y posibles respuestas a ellos. La presencia de RET en América Latina y el Caribe impulsa un proceso integral que promueve la participación e impulsa el liderazgo juvenil, especialmente de aquellos que han experimentado desplazamiento forzado, violencia, conflictos armados y desastres. Este video refleja una parte de esta labor, a través de sus protagonistas.

Mujeres refugiadas comparten el valor de la asociatividad

RET en Ecuador

1Ecuador, Lago Agrio, Provincia de Sucumbíos.- Gracias al proyecto  de integración de familias refugiadas en Ecuador(1), apoyado por la Oficina de Población, Refugio y Migración del gobierno de Estados Unidos(2), seis mujeres refugiadas han conformado la Red de Servicios Alimenticios, emprendimiento productivo de carácter asociativo. La habilidad de cada una de ellas aporta al funcionamiento de un pequeño restaurante y la provisión de servicios de catering para ocasiones especiales y entrega de refrigerios y alimentos a domicilio.

“Asociadas somos una familia; nos apoyamos unas a otras; aprendemos unas de otras”dice la Administradora de la Red.  “Este es un espacio donde construimos resiliencia, que en nuestra condición de situación de refugio, es vital para nuestra integración diaria en la comunidad de acogida”, manifiesta otra de las participantes.

Operan bajo una estructura organizativa sólida, donde cada una, acorde a sus capacidades y habilidades, tiene un rol clave para la sostenibilidad del grupo.  Todas trabajaban antes con emprendimientos individuales o unifamiliares al aire libre.  “Si llovía nos mojábamos; nuestros hijos se quemaban bajo el sol y se exponían en la calle; los policías nos perseguían para decomisar nuestros instrumentos de trabajo”..  “Hoy estamos bajo un techo digno y seguro, junto a nuestros hijos e hijas”.  “Los ingresos de lunes a viernes lo dividimos entre todas y permiten el sostenimiento de nuestras familias, el ingreso del domingo donde realizamos algún platillo o evento especial, permite cubrir los costes de manutención del espacio”.

La Red de Servicios Alimenticios ha generado trabajo no sólo para las 6 integrantes, sino para mujeres recién llegadas en situación de refugio, mediante la contratación de servicios puntuales para los diferentes eventos y servicios de catering. Según cifras oficiales de ACNUR(3), un promedio de 900 personas en situación de refugio siguen llegando mensualmente a Sucumbíos.

Desde su cadena de valor (proveedores), la Red de Servicios Alimenticios promueve además la economía y desarrollo de la población ecuatoriana en la localidad, prevé incorporar más adelante a mujeres ecuatorianas en situación de vulnerabilidad.  El negocio se encuentra en proceso de formalización, contando ya con la calificación y recomendaciones del Ministerio de Salud para este fin.

Seis mujeres en situación de refugio, independientemente de sus fuertes vulnerabilidades en salud, protección y seguridad, son ejemplo de integración y aporte al desarrollo local.  La comunidad ecuatoriana por su parte, es su mejor y mayor cliente.  En su corta trayectoria de microempresarias, la institucionalidad pública como la Unidad de Desarrollo Sustentable del Municipio de Lago Agrio y el Servicio de Rentas Internas han contribuido al fortalecimiento de sus capacidades, mediante procesos de formación y capacitación. La Coca-Cola, en demostración del compromiso social de la empresa privada, aportó con el congelador de bebidas.

RET es la organización responsable de la implementación del proyecto, constata mediante la coordinación y gestión en todos los niveles, que el desarrollo de la población en situación de refugio, incide en el desarrollo de la comunidad en su conjunto, eliminando las barreras de las fronteras, que generalmente existen sólo en nuestras mentes.

En el trienio 2012-2015, RET Internacional atiende en Ecuador un total de 400 familias participantes del componente de Medios de Vida, apoyando proyectos productivos y el fortalecimiento de perfiles de empleabilidad.

———————————————————

(1) Proyecto “Fortalecimiento de capacidades para asegurar la asistencia humanitaria, la integración social, económica y educativa de las familias refugiadas en Ecuador, Costa Rica Panamá y Venezuela 2012-2015”.

(2) The U.S State of Department´s Bureau of Population, Refugees and Migration (BPRM), por sus siglas en inglés.

(3) Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

LIDERAZGO PARA ACTIVIDADES PRODUCTIVAS

P1090307

RET en Costa Rica.- El núcleo del trabajo de RET Internacional es la educación, entendida en sentido amplio. Procesos de aprendizaje formal y no formal, capacitación en oficios, elaboración de plan de vida, abordaje de tensiones o estrés emocional, apoyo psicosocial frente al impacto que ha tenido en los jóvenes y sus familias la violencia, el desplazamiento o desastre, son parte de los aspectos que se abordan en esta aproximación integral a los procesos de recuperación de los medios de vida.

El desarrollo de la resiliencia personal y de la familia, el impulso al liderazgo, son elementos fundamentales para la reconstrucción del entorno social y la efectiva participación e integración en la comunidad. En esta dinámica, el apoyo a emprendimientos es parte de un proceso mayor que facilita a los y las participantes generar los recursos necesarios para sostenerse.

Ejemplo de esto es el Taller de Liderazgo que el pasado 2 de febrero realizó RET en Costa Rica, con la participación de un conjunto de emprendedores y emprendedoras que se encuentran actualmente en fase de fortalecimiento de sus iniciativas productivas.

Liderazgo para actividades productivas es una temática esencial para la sostenibilidad y recuperación de medios de vida, por eso se abordan aspectos tan importantes como las habilidades de comunicación, las prácticas y componentes del liderazgo, así como se impulsa la reflexión sobre cómo alcanzar modos más eficaces de interacción con otros y el entorno.

En el taller participó el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), aliado estratégico de RET en Costa Rica.

Barco de la Paz llega a Callao, y da la bienvenida a propuestas de Niños y Jóvenes de América Latina y el Caribe en favor de la Resiliencia

Fuente: Andina (http://goo.gl/6TSUz5)
Traducción y edición: UNISDR – Las Américas

EntregaQuipuCALLAO, Perú, 29 de enero, 2015 – Los sentimientos, opiniones y visión de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de América Latina y el Caribe en torno al desarrollo de la resiliencia, fueron plasmados en un “Quipu” y una Declaración entregados por chicos y chicas peruanas a los directivos de la ONG japonesa Barco de la Paz, en representación del “Movimiento VOCES” de la Coalición para la Resiliencia de la Niñez y la Juventud en Latinoamérica y el Caribe (CORELAC), para ser transportados a Sendai, Japón, y presentados durante la Tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres (WCDRR), a celebrarse del 14 al 18 de marzo próximos.

De acuerdo con la tradición Inca, el Quipu es un medio de comunicación que a través de listones y nudos recaba mensajes relevantes. Así, durante el viaje global número 86 del Barco de la Paz y en el marco del Taller “Rumbo a Sendai: Compartiendo logros y examinando los desafíos”, el Barco de la Paz recibió las propuestas plasmadas en una cuerda anudada y en un documento que contiene las demandas de los más de 18 mil niños, niñas, adolescentes y jóvenes, representados por 58 chicos y chicas que participaron en la IV Sesión de la Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres de las Américas (PR14), celebrada en Ecuador en mayo de 2014.

La adolescente peruana Débora González, Alfredo Murgueyti, Jefe del Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI) de Perú, y Paul Martin, Representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Perú, entregaron el Quipu a los delegados del Barco de la Paz en representación de CORELAC.

Entre los mensajes emitidos se encuentran propuestas para que se respete su derecho a ser escuchados, a participar y a involucrarse siendo informados y escuchados en el proceso de toma de decisiones en torno al fortalecimiento de la resiliencia y reducción del riesgo de desastres en sus comunidades; de la necesidad de contar con escuelas seguras y planes de estudio que promuevan la reducción del riesgo y la gestión ambiental, además de contar con planes y proyectos que permitan reducir su vulnerabilidad en temas de salud, protección y riesgos sociales.

En el acto de entrega del Quipu y la Declaración, efectuado el 27 de enero en el puerto de Callao, Perú, estuvieron igualmente presentes la Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Perú, María Luisa Silva; los delegados de la Presidencia del Consejo de Ministros, del Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (CENEPRED) y del Ministerio de Finanzas, así como representantes del Gobierno Regional de Callao y de otras organizaciones no gubernamentales.

El Barco de la Paz lleva a cabo acciones internacionales de promoción de la Campaña Mundial “Desarrollando Ciudades Resilientes: ¡Mi Ciudad se está Preparando!”, impulsada por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR).

El Movimiento VOCES (Movimiento Voces de la Niñez y la Juventud por la resiliencia de Latinoamérica y el Caribe) es una iniciativa impulsada por CORELAC que tiene como objetivo promover, visibilizar y posicionar la voz de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en la toma de decisiones e implementación de acciones en aquellas situaciones que les afecten en materia de reducción del riesgo de desastres, adaptación al cambio climático y riesgo social en nuestra región.

CORELAC está constituido por Plan Internacional, RET Internacional, Save the Children, UNICEF, UNISDR y World Vision, organizaciones de carácter regional e internacional comprometidas con la reducción del riesgo de desastres y la promoción y garantía de derechos de la niñez, la adolescencia y la juventud en los países de Latinoamérica y el Caribe al más alto nivel.

Enlaces Relacionados:
CORELAC (http://corelac.org/)
Leer nota original aquí (http://goo.gl/l7tLPE)

Violencia y Jóvenes en América Latina

JóvenesEn RET nos especializamos en la protección integral de jóvenes, y la educación, en su sentido más amplio, es la vía principal para lograrlo. Son muchos los obstáculos que la población joven enfrenta en la región, y la violencia es uno de los más significativos. 

América Latina y El Caribe es en la actualidad una región en donde la violencia juvenil se presenta en grandes proporciones, fenómeno que puede ser atribuido a factores históricos, sociales y económicos.

Las dictaduras y regímenes autoritarios de ayer y hoy han venido creando prácticas basados en la violencia, como expresión de autoridad y de poder, lo cual ha derivado en violación de los derechos humanos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La violencia ha sido incorporada a la crianza de los niños y niñas, y se corre el peligro de que se perpetúe como una práctica en los núcleos familiares. Aunado a esto, los altos niveles de pobreza y pocas opciones de acceso de los y las jóvenes a la educación, aumenta el fenómeno.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), en Latinoamérica viven aproximadamente 102 millones de ciudadanos entre 15 y 24 años, quienes son los más afectados por fenómenos como la pobreza, la violencia y la desigualdad. La UNESCO calcula que uno de cada 12 jóvenes de América Latina y El Caribe no ha terminado la enseñanza primaria y carece de competencias para encontrar trabajo. La población joven es la más vulnerable en este escenario hostil.

Como consecuencia de este desolador entorno en el que viven día tras día muchos jóvenes, la violencia se instauró en sus vidas, siendo tanto receptores como ejecutores de la misma. Es así como surgen hermandades generadoras de violencia que les invitan a formar parte de ellas como símbolo de estatus; ingresar a estos grupos de riesgo se les presenta como su única alternativa de distinción y sobrevivencia. Entre las más comunes están las Bandas o Pandillas, que constituyen grupos de jóvenes con ideales o filosofía común entre los miembros. Esto les lleva a realizad actividades en grupo, que pueden ir desde salir de fiesta hasta cometer actos violencias o delictivos.

Las Bandas Armadas son frecuentes en contextos de marginación y exclusión social, y están presentes en muchos países de América Latina. Los Sicarios, por otro lado, agrupan a jóvenes al servicio de mafias y narcotraficantes con la misión de asesinar a objetivos específicos. Existen muchos factores de riesgo que producen el fenómeno de aumento de menores involucrados en sicariato, entre ellos está la ruptura de los lazos familiares, el desarraigo, las pocas oportunidades de acceso a la educación, o a opciones de uso constructivo del tiempo, el fácil acceso a armas de fuego, la posibilidad de que grupos irregulares sean espacios de relativa protección y que generan sentido de filiación. Adicionalmente, en muchos casos los sistemas penales otorgan beneficios y penas menos severas a menores infractores, lo que es aprovechado por los adultos.

En RET conocemos profundamente este contexto desafiante y estamos comprometidos con impulsar procesos educativos, para la reflexión, capacitación, recuperación de medios de vida, fortalecimiento institucional, como vías para reducir vulnerabilidades y empoderar a los y las jóvenes en un proceso que les permita tanto tomar el control de su propia vida, como ser los líderes para un cambio positivo en sus familias y comunidades.

La construcción en América Latina y El Caribe de una realidad caracterizada por la convivencia pacífica, la participación ciudadana, la igualdad de oportunidades para una mejor calidad de vida, pasa por el reconocimiento y la preparación para prevenir y abordar la violencia como un fenómeno complejo, y que afecta a la población joven en múltiples niveles y de diversas maneras.

RET impulsa el fortalecimiento institucional del sistema educativo colombiano

RET en ColombiaEl conflicto armado en Colombia ha tenido un profundo impacto en la población de este país. A lo largo de su territorio, se encuentran adolescentes y jóvenes a quienes se les han vulnerado múltiples derechos, entre ellos el de la educación.

RET viene trabajando sostenidamente para sumar esfuerzos y fortalecer las instituciones educativas en Colombia, con el propósito de brindar atención a la población más vulnerable.

Se han promovido recientemente las leyes de víctima, y de atención a población en situación de emergencia. Este marco sirve de base para que el Ministerio de Educación Nacional, con el apoyo de RET, trabaje en instaurar una adecuada gestión del riesgo con enfoque de derechos.

La característica fundamental de esta acción conjunta es una apuesta por garantizar el derecho a la educación de los y las adolescentes y jóvenes, en todo el territorio colombiano.

El modelo de trabajo pasa por el fortalecimiento institucional de las 94 Secretarías de Educación existentes, a través de la preparación de comités técnicos especializados en educación para la población vulnerable y víctimas de la violencia.

Como parte del proceso de implementación, 376 instituciones educativas están desarrollando sus Planes Escolares de Gestión del Riesgo (PEGR). Ello permitirá, en todos los niveles (local y nacional), implementar un sistema de información que otorgue fuerza a la actuación del Ministerio de Educación y a la vez asegure la protección dela población.

El desafío que tiene RET es lograr la garantía del derecho a la educación en escenarios de conflicto armado, y en aquellos donde existen amenazas de distinto orden. Por otro lado, generar conciencia de lo que implica integrar el enfoque de derechos a la gestión del riesgo.

De allí la complejidad de lo que viene desarrollando RET de la mano con el Ministerio de Educación en Colombia: pasar de una perspectiva de respuesta a la emergencia, a otra que implique garantizar la continuidad educativa de la población más vulnerable, lo que obliga a la preparación de docentes, la sensibilización de las autoridades, la instalación de competencias técnicas en las Secretarías Nacionales, en conexión con los lineamientos emanados del Ministerio.

En el marco de este proyecto se ha dado un fenómeno de profunda significación: las políticas aprobadas por las instancias gubernamentales, son producto de aportes que, desde su realidad particular, han hecho los miembros de las comunidades educativas en cada localidad, lo que implica que responden a necesidades reales.

Todo esto debe conducir a un aumento de la resiliencia en toda la estructura del sistema educativo colombiano, y en la población joven. La coordinación de todos los actores se hace fundamental, por lo que RET también participa en la Mesa Nacional de Educación en Emergencias.

RET tiene la firme convicción de que la escuela no puede seguir de manera solitaria, sin recursos técnicos y financieros, respondiendo sola  todas las amenazas del conflicto armado.

Medios de Vida en LAC

Medios de Vida en LACLa acción de RET en América Latina y El Caribe (LAC) está caracterizada por un abordaje integral, en el marco de lograr el “fortalecimiento de capacidades para asegurar la asistencia humanitaria, la integración social, económica y educativa de familias refugiadas”. En este momento esta acción se lleva a cabo principalmente en Costa Rica, Ecuador, Panamá y Venezuela.

Uno de los énfasis relevantes está en la línea de integración socio-económica, que se enfoca en que la población refugiada reconstruya o recupere sus medios de vida.

Los medios de vida son todos los activos que permiten a una persona cubrir con sus necesidades básicas, entre estas alimentación, educación y protección. En situaciones de conflicto o post-conflicto, los medios de vida pueden resultar perjudicados. Programas orientados al fortalecimiento y recuperación de estos son necesarios, para que las personas afectadas puedan reconstruir sus entornos sociales y económicos.

El enfoque implementado por RET desde el 2009, considera el fortalecimiento de los medios de vida a través de un proceso de educación no formal que implica acompañamiento desde las primeras etapas de capacitación, hasta el seguimiento social y técnico de actividades económicas generadoras de ingreso. El proceso implementado no se limita a la entrega de dotaciones o equipos de trabajo, sino que busca la generación de un importante impacto socio-económico, a través de actividades educativas orientadas hacia la resiliencia y a la efectiva integración en las comunidades de acogida.

Esta propuesta incide en la superación de algunas creencias generalizadas sobre la población refugiada. Se cree que las personas en esta condición están aisladas económicamente, por lo tanto son una carga para los países de acogida, además dependientes de la ayuda humanitaria internacional.

El trabajo de RET en LAC está cambiando esta perspectiva, y no somos los únicos con este enfoque. Según el Centro de Estudios sobre Refugiados de la Universidad de Oxford [i], los refugiados desarrollan en corto tiempo una intensa actividad económica a través de redes de intercambio de bienes y servicios, con un buen potencial para el trabajo y la generación de iniciativas productivas.

Con la formación y el acompañamiento adecuados, en corto tiempo la población en situación de refugio podría sostenerse, integrarse a la dinámica socio-económica del país de acogida y aportar al desarrollo comunitario.

Esta es la apuesta de RET, y los especialistas que trabajan intensamente en Costa Rica, Ecuador, Panamá y Venezuela están enfocados en lograr un impacto en esta dimensión, a través de toda una dinámica educativa, que incluye formación, capacitación y acompañamiento para la reconstrucción de los medios de vida.

______________________________________________________

[i] Centro de Estudios sobre Refugiados. Universidad de Oxford. Investigación cualitativa y cuantitativa realizada en Uganda. Se entrevistó a 1.593 refugiados en los asentamientos de Nakivale, Kyangwali y Kampala. Resultados presentados en Junio 2014.