LAS VOCES DE LA NIÑEZ Y LA JUVENTUD DE LAC EN LA CUMBRE MUNDIAL HUMANITARIA

Por RET Internacional

world_humanitarian_summit_logoEl próximo año 2016 se realizará en Estambul la Cumbre Mundial Humanitaria. En el proceso de preparación, se ha venido realizando recientemente una amplia consulta a distintos actores clave de la acción humanitaria, tanto en reuniones presenciales como en encuentros virtuales, foros online, encuestas, entre otros.

La WHS (por sus siglas en inglés) ha promovido que las organizaciones del sector aporten para que más voces se sumen a este proceso, y a este llamado ha respondido la Coalición para la Resiliencia de la Niñez y la Juventud de Latinoamérica y el Caribe (CORELAC), organizando con el apoyo de UNFPA, una Consulta Regional On-Line, en la que jóvenes de distintos países pudieron hacer llegar sus opiniones y aportes.

Muchos niños, niñas, adolescentes y jóvenes (NNAJ) de Latinoamérica y el Caribe están en condiciones de vulnerabilidad física y exposición a amenazas de origen natural, a lo cual se suman los riesgos sociales provenientes del crimen organizado, la violencia, los desplazamientos forzados, entre otros.

Imagen144Muchos jóvenes se reunieron el pasado 24 de abril en la sede de UNICEF-LACRO de Ciudad del Saber, en Panamá. Desde ese espacio se transmitió para Brasil, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Perú, Venezuela, y otros países de la región, donde grupos juveniles  participaron a través del chat, mientras miraban las presentaciones de sus pares. A la consulta se fueron sumando grupos juveniles de distintos contextos, se integraron jóvenes con discapacidad, para alcanzar unas 100 voces en interacción para abordar temas relativos a la efectividad humanitaria, reducción de vulnerabilidad y riesgo, innovación y abordaje de la violencia y los desplazamientos.

CORELACLas organizaciones que conforman CORELAC –RET Internacional, Plan Internacional, Save the Children, UNISDR, UNICEF y Visión Mundial–, impulsaron este encuentro de jóvenes para escuchar sus historias y plantearles preguntas clave sobre la acción humanitaria.

Las interrogantes más relevantes giraron en torno a cómo mejorar la efectividad de la acción humanitaria con la participación de los y las jóvenes, reducir el riesgo en comunidades, cómo trabajar juntos para menguar la violencia y los conflictos en la región y de qué forma debería renovarse el trabajo de las organizaciones de ayuda humanitaria.

La perspectiva de los y las jóvenes participantes no dejó de sorprender por su profundidad en la reflexión, pero también por la espontaneidad de sus planteamientos y la creatividad en su visión.

En el diálogo, tanto en el salón de la reunión como a través del intercambio virtual, resaltaron, entre otras, las siguientes ideas:

Quiénes son los y las jóvenes de hoy

Imagen111Durante la consulta, los y las participantes se autodefinieron como una generación generosa, interesados en impulsar un crecimiento integral, que sea tanto económico como personal y espiritual.

Sus intervenciones reflejan un opuesto al estereotipo generalizado de una juventud apática y superficial. Por el contrario, frente a las adversidades que han enfrentado estos grupos de jóvenes, surge una perspectiva más profunda y un interés por participar activamente y ejercer influencia sobre los temas que les afectan a ellos y ellas, a sus familias y comunidades.

Reconocer la diversidad

Reconocen los y las jóvenes durante la consulta que la diversidad es una característica de esta región, y que se requiere insistir en la aceptación de la multiplicidad que nos caracterizan.

Durante sus comentarios hicieron varios llamados al respeto a las diferencias y sobre todo a la solidaridad. Detener la discriminación, la victimización, y otras tendencias que aumentan la vulnerabilidad de quienes ya están en situación de crisis, y los inhabilita para tomar acciones que transformen de manera positiva su propia vida.

Cambios en la educación

Afirman además la urgencia de cambios en la educación. Algunas de las voces que se dejó escuchar a través del intercambio virtual, afirmó que son pocos los espacios en los cuáles se habla de vulnerabilidad y gestión del riesgo.

Imagen17La pregunta no se hizo esperar, y una adolescente desde Ecuador preguntó: “Si estos temas son tan valiosos para nuestro presente y futuro ¿por qué no se incluyen en los programas de las escuelas?”

Este es el llamado de los y las jóvenes: que estos temas sean incluidos en sus espacios de aprendizaje, dándoles la importancia que realmente tienen.

Innovar: escucharnos ahora y recuperar los saberes ancestrales

El elemento de la innovación en la acción humanitaria también fue abordado. En este asunto los y las jóvenes tuvieron una postura interesante al afirmar que el acto de escuchar a las personas en situación de vulnerabilidad es ya una innovación.

Insistieron en el hecho de que algunas veces quienes viven situaciones de violencia, o se ven obligados a desplazarse y convertirse en refugiados, son silenciadas. Por encontrarse en situación de vulnerabilidad no son consideradas sus opiniones, aspiraciones, perspectivas. Es necesario escuchar a estas personas e integrarlas activamente en los procesos de atención a emergencias, rehabilitación y reconstrucción.

Se hizo presente además la idea de que escuchar los saberes ancestrales es también un acto de innovación.

Finalmente se mencionó durante la consulta el potencial que siguen desarrollando las tecnologías de información y comunicación, pues siempre constituyen una oportunidad para acceso inmediato a datos de utilidad, y para la creación de redes de aprendizaje y coordinación de acciones.

Desplazamiento y violencia

Una parte importante del diálogo desarrollado giró en torno a la violencia y los desplazamientos. Especial impacto tuvieron las palabras de una joven colombiana radicada en Panamá: “la violencia nos ha llevado a comprender que madurar no es un proceso, para nosotros se convirtió en una obligación”.

A partir de allí se multiplicaron los llamados a construir una cultura de paz, a buscar alternativas para la resolución de conflictos.

Imagen16Otro joven tomó el micrófono: “muchos de nosotros hemos vivido la violencia y las exigencias del desplazamiento, tuvimos que dejar atrás nuestras vidas y nuestras familias, nos hemos dado cuenta de que todos podemos ser víctimas de tales circunstancias, por eso debemos ser escuchados, por eso es tan urgente difundir este mensaje de alerta”.

Plantean los y las jóvenes que hay que combatir la violencia desde el territorio donde esta se manifiesta, que ante ello es imprescindible unirse y organizarse, porque de no tomar acciones ese fenómeno va a seguir en aumento y afectando a más y más vidas.

Lo que los y las jóvenes pueden hacer.

Quienes participaron de esta consulta afirmaron que pueden apoyar en los procesos de atención a emergencias, y también en la realización de diagnósticos e identificación de actores.

Plantean un llamado concreto: en que se dé más proyección y se multipliquen las propuestas, el saber y las buenas prácticas en los temas de prevención de la violencia y gestión del riesgo.

Estos espacios son sumamente relevantes porque hay jóvenes que callan al no contar con las garantías mínimas de seguridad. Crear entornos más protegidos donde los y las jóvenes pueden alzar sus voces y participar es un gran aporte para producir una transformación social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s